Vale mil millones de libras…

Una noche de abril, en el 2003, un tipo estaba sentado en el sillon de su casa viendo un partido de la Champions. Un Old Trafford lleno hasta las pelotas aplaudía a rabiar a aquel equipo que a la postre seria el campeon de Europa. No, los aplausos no eran ni para Beckham, ni para Scholes, ni siquiera para “baby face” Solskjaer, el ya “no juvenil” niño que dio la Champions pasada a las huestes de Sir Alex Ferguson. Los aplausos eran para Ronaldo, el brasilero que aplaudieron 75 mil personas esa noche, lo aplaudí yo desde casa y lo aplaudió aquel empresario que pensó que solo le faltaba tener esa copa en su casa a él, un amante del futbol.

El tema era que su pais no es un pais donde ganar fuese sencillo. Si bien existe una tradición futbolera -importantes estrellas salieron de aquel enorme pais- prefirio hacerlo en aquel que, a raiz de las inversiones y negocios que tiene, si podría tener las oportunidades para ganarla : Inglaterra.

Los equipos grandes de la siempre cautivante Premier League tendria-por infraestructura- mas posibilidades que los otros equipos, si bien es verdad que la rica historia inglesa nos recuerda casos heroicos como aquel Nottingham Forest que ganó la Champions y perdió la intercontinental con Nacional, con el bolso montevideano. El tema era decidir, y por eso optó por hacerse asiduo (mas aun) espectador de los partidos de la Premier. Su primer opcion era el Arsenal, el romantico equipo que tenia a Arsene Wenger como DT, manager, alma mater y estratega de la tactica y la economia. Esa condicion del alsaciano hizo que el empresario descartara la idea. La solidez economica tanto del Manchester United (el mas exitoso de la historia inglesa) como del Liverpool hicieron que mirase a las instituciones un escalon mas abajo. Pero la decision era de veras costosa de tomar. Hasta que un suceso afirmó la decision.

El simpático danés no pensó nunca que una de sus obras con el pie valdría tanto..
El simpático danés no pensó nunca que una de sus obras con el pie valdría tanto..

Ultimo partido de la temporada 2003-2004, en el gris pero imponente Stamford Bridge. Yendo el partido uno a uno, un danes con “cara de enemigo en peliculas de la guerra fria” llamado Jesper Gronkjaer recibe el balon, entra al area y casi cayendo define contra el palo del polaco Dudek y con ese gol, el Chelsea dirigido por Claudio Ranieri llegaba por vez primera a la maxima competencia europea. ¿El resto? El propietario del equipo blue Ken Bates accedió a la oferta de 60 millones de libras que le hizo el ruso Roman Abramovich, obteniendo una ganancia atroz si pensamos que se hizo del club a la simbolica sumam de una libra, y el magnate ruso -el empresario del primer parrafo- inyecto una plata en contrataciones que Ranieri aplaudió euforicamente.

Renovo practicamente el plantel, sanó las deudas del club y reformo las instalaciones tanto de entrenamiento como formativas del club gastando, entre pitos y flautas, mil millones de libras. Por eso los ingleses, cun su humor tan particular, recuerdan que aquel gol de Gronkjaer vale mil millones de libras…

Miniepilogo : Ranieri se mantuvo al frente del club, pero ni Abramovich ni la prensa ni los resultados justificaron la euforia que sintió cuando el ruso le “regaló” un plantel mas que competitivo (Crespo, la brujita Veron, Adrian Mutu, el incansable Geremi, Damien Duff y el todoterreno Makelele). De hecho, el arrogante italiano llego a rezar en sus ultimas conferencias de prensa “hello my sharks, welcome to my funeral” (hola mis tiburones, bienvenidos a mi funeral) y al cabo de un año le pegaron un boleo en el culo para traer a este personaje in crescendo que era José Mourinho, The Special One.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s