Las nenas

Imagen

Una cola interminable de entrañables señoras cincuentonas tristes y llorosas bajo un sol infernal. Señoras gorditas que alguna vez fueron jovenes. Tal vez flacas, tal vez lindas. Seguramente bailaron con Sandro y se enamoraron a la sombra melosa de un viejo maniquí.

Mirándolo bien, creo que lo que lamentan las nenas de Sandro, lo que les duele y lo que lloran es lo que que ellas mismas fueron hace 30 años. LLoran la penumbra de su juventud, y tal vez el amor que se les murió.

Qué ganas de despabilarlas y decirles ¡nenas, a crecer!

Pero yo también quisiera volver a encontrar a aquella morocha de la noche perdida en el pelo y la luna aferrada a su piel. Y sentirla otra vez. Y sentir otra vez.

Aunque hoy, seguramente, la morocha se habrá teñido de rubio, debe estar un poco gordita, andará por los cincuenta pirulos y debe estar en la cola del velorio. Con una rosa roja marchita entre sus manos, bajo un sol infernal.

Llorando, lo mismo que yo.

Extracto de texto de igual nombre, del año 2009, Horacio Sacco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s