La ultima imagen

El bueno de William -un simple militar británico- recién había retornado a su base en Alemania luego de un problema familiar, y tenía cita con el odontólogo. Nada misterioso y anormal, de no ser porque seria lo ultimo que recuerde de su vida…hasta hoy en día.

Ni siquiera una imagen borrosa de lo pasado...
Ni siquiera una imagen borrosa de lo pasado…

Recuerda como -hace muchos años- conoció al mismisimo duque de York, pero no recuerda que ya hace años no está mas en su base militar, luego de que aquella visita al dentista cambió su vida. Desde ese entonces no recuerda ABSOLUTAMENTE NADA mas alla de aquel 14 de marzo del 2005. Nada. No recuerda haber visto crecer a sus hijos de actuales 21 y 18 años. No recuerda el viaje de retorno a su Inglaterra natal. No recuerda la ultima vez que el Tottenham Hotspur no arrugó en el derby del norte londinense (nadie recuerda eso a decir verdad). No recuerda nada; el tiempo dejo de tener un significado importante para el.

No se puede entender que fue lo que le ocurrio en esa visita al dentista como para que su vida se haya transformado en este calvario atemporal. Una simple intervención por tratamiento de conductos -operacion para remover bacterias o tejido muerto (o en descomposicion) en el interior de una pieza dental- terminó originando la amnesia absolutamente de todo aquello que haya trascurrido hace mas de 90 minutos y posterior a la citada fecha.

Cuando realiza el tratamiento, al sacarse las gafas el odonotologo nota que William estaba un poco palido, y casi de inmediato los llevan al hospital. Los medicos de alli dedujeron que no reacciono bien a la anestesia y obraron en tal sentido, pensando que se podia haber originado una pequeña hemorragia cerebral, pero eso no fue asi. Le dieron de alta y lo enviaron de regreso a su hogar en las islas britanicas, sin haber resuelto la perdida de memoria ni habiendo encontrado causa alguna. El doctor Burgess, un psicologo clinico, trato de buscar la causa pensando en un caso similar ocurrido años ha, el de Henry Molaison.

Molaison fue un paciente que -a raiz de los virulentos ataques de epilepsia que sufria- fue sometido a una operacion quirurgica. En esa operacion le fue extraida una pequeña parte de su materia gris, haciendo que Molaison no recordase absolutamente nada, pero en cambio podia aprender cosas sin olvidarlas, porque se procesaban en otra parte del cerebro. El asunto es que si bien William no puede aprender nada, su cerebro lo tiene intacto. Intacto de una manera distinta a nuestros gobernantes, que tienen dicha condicion por negarse a usar la materia gris.

Mientras se investiga en este momento si la solucion al enigma de William pasa a un nivel proteico-neuronal (en teoria, los recuerdos quedan en nuestra mente a traves de un proceso que requiere la formacion de nuevas proteínas), nuestro personaje central tan solo ha podido retener un suceso : la muerte de su padre. Suceso del cual no pudo retener detalles o nada, mas que el hecho en si.

Quisiera pasear con mi hija y no olvidarlo, y si soy abuelo quisiera no olvidar ese detalle…ni a mis nietos” nos dice William

Las apariencias engañan

El precioso morenito de tres años aun no hablaba y no generaba expectativas de un gran futuro; aun mas cuando cuando en aquel lejano 1977 los médicos le diagnosticaron autismo y, pocos meses después su padre fallece en un accidente de transito. Al bueno de Stephen su familia lo envió a la Queensmill’s School, donde obtuvo dos grandes progresos : aprendió a hablar -recien a los nueve años- y empezo a manifestar de forma pronunciada su interes por el dibujo, hecho para el cual demostró un particular talento.
Nuestro amigo Stephen
El tema es que en 1987 la BBC en un ciclo llamado “Los sabios tontos” (The Foolish Wise Ones) aborda al mocoso autista de 10 años y, al ver uno de sus dibujos, preguntó cuanto le habia llevado dibujar aquel edificio y el contesta sinceramente “un par de horas, quizas mas” y el periodista, ante la sorpresa, empieza a indagar. Este muchachito tiene una capacidad no solo de dibujar sino de retener imagenes en su memoria de forma extraordinariamente precisa, que el tan solo plasma en la hoja. Como -ya no solo la prensa sino los estudiosos de la psique- aun no hubieran salido de su asombro, la prueba sublime coincidia con un deseo latente de Stephen. El joven siempre quiso conocer Londres, y la primer forma de conocerlo fue via aerea, a traves de un helicoptero facilitado por la propia BBC; terminó dibujando todo el centro de Londres tan solo con un Staedtler y unos auriculares con su musica predilecta, tan solo tomando una pausa para comer.

Hoy en dia Stephen Wiltshere es un dibujante reconocido a nivel mundial, a sus 41 años ha recorrido las principales ciudades y es una personalidad de renombre tal que hasta ha sido condecorado por la casa real británica. Y todo ello a pesar de tener una extraña variedad de autismo llamada “sindrome de Savant” o savantismo, que se destaca por tener un desarrollo extraordinario de la memoria pero una memoria estrecha, estrecha en el sentido de que tienen dificultad a la hora de utilizar su memoria.
Un ejemplo de vida
Un caso maravilloso de que las apariencias engañan…y de que nada puede darse por perdido, no? Buenas noches

Historias de la madrugada. Episodio 1 temporada 1

Ante todo sepan disculpar mi ausencia : con un teclado dañado me resultaba imposible postear sin pretender usarlo para “batear la pared”. Ahora si, a lo nuestro.

Hace no demasiado tiempo atras tuve el privilegio de trabajar de noche, casi hasta el amanecer. Digo privilegio porque si bien te corta el dia con el tema del sueño te permite tener ocho horas para leer, para pensar, para explotar tu yo interno de mejor manera. Asi era toda la noche hasta que cinco y algo de la mañana, a sabiendas de que iba a ser relevado, preparaba el mate, la musica para el camino y me prestaba para irme. A esas horas de la mañana, y mas en pleno centro de Montevideo, la sociedad demuestra que esta compuesta de un monton de animales de tradiciones, o sea : siempre subia la misma gente en las mismas paradas, con la misma cara de sueño y las caras largas, mas largas aun de lo que suele ser la cara de cualquier uruguayo que se trepa al omnibus en horarios normales. De todas formas, en el recorrido que yo tomaba subia poca gente, no mas de 15 personas.

Pudo haber acontecido la historia en uno de los cientos de naves parecidas a esta...
Pudo haber acontecido la historia en uno de los cientos de naves parecidas a esta…

Una de esas personas es la homenajeada del dia de hoy. No se -ni sabré- como se llama. Siempre subía en la misma parada -ni bien dobla- y siempre mostraba esa señora una especie de uniforme de vida : seria, con sus carpetas bajo el brazo, con sus ojos un poco caidos y con la mirada expresiva siempre mirando por la ventanilla, para luego bajarse siete paradas mas adelante. Era una mujer que no puedo decir que me resultara atrayente, pero si que me llamaba la atencion. Solamente una vez me atrajo fuertemente : ese dia subió con su hija (o lo que carajo fuese) y venian las dos hablando divertidamente, hasta que la mujer en cuestion esbozó una risa tan sonora, tan suelta, tan natural en u origen pero antinatural en el preconcepto nocturno que me habia formado de ella…que no pude mas que quedarme encantado y embobecido, siendo yo tambien contagiado de ese espiritu : me fui con una sonrisa de oreja a oreja, mirando por la ventana.

Nunca mas la vi reir de esa manera, de hecho nunca mas la vi sonreir siquiera. Habia vuelto la mujer de la mascara de forma humana. De hecho ahora -con horarios distintos- ni siquiera he vuelto a coincidir en el omnibus.

Y mas convencido que nunca que en esta era de alcohol, drogas y remedios usados unicamente para liberar emociones que no nacen de natural forma, todavia quedan pequeñas emociones que te dejan “pum para arriba” o “volado”, como dicen los pibes de ahora.

Hasta que la muerte nos separe

Marcel era un hombre felizmente casado de 79 años. En esa condicion de felicidad llegó al fin de sus dias -con su adorable esposa a su lado-  cuando un ataque de asma se llevó su vida en noviembre del 2012 mientras estaba acostado. La tristeza se apoderó de su esposa en la pintoresca ciudad belga de Liége, y no pudo soportar la cruda realidad. Y fue tanta su negación que optó por aumentar aquel voto solemne de “hasta que la muerte los separe” de la forma mas osada : quedarse con su esposo AUN MUERTO.

tumblr_llix9uYzBA1qbki33o1_500_large
¿Como? Fácil : no reportó jamas el deceso. Cuando los vecinos preguntaban ella les decia que estaba internado realizando un tratamiento. Y asi pasó, meses y meses durmiendo con su marido sin que nada pareciese fuera de lo normal. Salvo -aunque no este relacionado directamente al tema- que la doña tuvo problemas para pagar el alquiler. Y cuando el propietario fue a iniciar tramites, ahi se descubrió el extrañisimo suceso. “He visto cadaveres en mi vida, pero nunca nada como esto” declaró el agente inmobiliario al periodico zonal «La Dernière Heure».

Eso si, no podemos rematar el bizarro articulo con aquella rola de Shakira “moscas en la casa” porque el cuerpo de don Marcel sufrió un proceso natural y rapido de momificacion

PD : no pienso herir la sensibilidad del lector con las fotos del caso, pero creanme que el cuerpo quedó bastante bien conservado

Apenas un error…

A pesar de todos los prejuicios que ellos puedan tener, los neonazis tienen algunos problemas en común con la especie humana -al fin y al cabo tambien son primates aunque son primitivos y menos inteligentes que el Homo Sapiens- pero sus consecuencias son “diferentes”. Y Molly Cram es una prueba curiosa de estas “consecuencias”

...y su ex pareja.
Molly Cram…y su ex pareja.

Ella era una neonazi hembra (mujer no corresponde…) que tenía problemas de fertilidad y optó por un tratamiento de inseminación artificial en un hospital de Chicago, dejando muy claro que pretendia mantener “la pureza racial” de quien viniese al mundo, o sea que no aceptaría de ninguna manera que el donante de semen sea negro, judío o latino. Transcurre la preñadez de Molly sin sobresaltos hasta el momento del parto : salio mestiza. Indignada la madre fue a reclamar al hospital, el cual reconocio que por error (?) ella habia sido inseminada con un donante afroamericano. Recibió un resarcimiento economico de parte del hospital, pero las “consecuencias” no se hicieron esperar : el novio le dejó acusandola de “zoofilica”, fue abandonada por sus amigos de la comunidad neonazi y ella quedó con un “dilema moral” que la atormenta hasta hoy.

La comunidad NeoNazi no me quiere ahora. Mi hija es desagradablemente mitad negra con labios de mono y va a ir al infierno por impura. Pero una parte mía la quiere ya que es mitad humana” exclamó la pelotuda mental esta

Vale mil millones de libras…

Una noche de abril, en el 2003, un tipo estaba sentado en el sillon de su casa viendo un partido de la Champions. Un Old Trafford lleno hasta las pelotas aplaudía a rabiar a aquel equipo que a la postre seria el campeon de Europa. No, los aplausos no eran ni para Beckham, ni para Scholes, ni siquiera para “baby face” Solskjaer, el ya “no juvenil” niño que dio la Champions pasada a las huestes de Sir Alex Ferguson. Los aplausos eran para Ronaldo, el brasilero que aplaudieron 75 mil personas esa noche, lo aplaudí yo desde casa y lo aplaudió aquel empresario que pensó que solo le faltaba tener esa copa en su casa a él, un amante del futbol.

El tema era que su pais no es un pais donde ganar fuese sencillo. Si bien existe una tradición futbolera -importantes estrellas salieron de aquel enorme pais- prefirio hacerlo en aquel que, a raiz de las inversiones y negocios que tiene, si podría tener las oportunidades para ganarla : Inglaterra.

Los equipos grandes de la siempre cautivante Premier League tendria-por infraestructura- mas posibilidades que los otros equipos, si bien es verdad que la rica historia inglesa nos recuerda casos heroicos como aquel Nottingham Forest que ganó la Champions y perdió la intercontinental con Nacional, con el bolso montevideano. El tema era decidir, y por eso optó por hacerse asiduo (mas aun) espectador de los partidos de la Premier. Su primer opcion era el Arsenal, el romantico equipo que tenia a Arsene Wenger como DT, manager, alma mater y estratega de la tactica y la economia. Esa condicion del alsaciano hizo que el empresario descartara la idea. La solidez economica tanto del Manchester United (el mas exitoso de la historia inglesa) como del Liverpool hicieron que mirase a las instituciones un escalon mas abajo. Pero la decision era de veras costosa de tomar. Hasta que un suceso afirmó la decision.

El simpático danés no pensó nunca que una de sus obras con el pie valdría tanto..
El simpático danés no pensó nunca que una de sus obras con el pie valdría tanto..

Ultimo partido de la temporada 2003-2004, en el gris pero imponente Stamford Bridge. Yendo el partido uno a uno, un danes con “cara de enemigo en peliculas de la guerra fria” llamado Jesper Gronkjaer recibe el balon, entra al area y casi cayendo define contra el palo del polaco Dudek y con ese gol, el Chelsea dirigido por Claudio Ranieri llegaba por vez primera a la maxima competencia europea. ¿El resto? El propietario del equipo blue Ken Bates accedió a la oferta de 60 millones de libras que le hizo el ruso Roman Abramovich, obteniendo una ganancia atroz si pensamos que se hizo del club a la simbolica sumam de una libra, y el magnate ruso -el empresario del primer parrafo- inyecto una plata en contrataciones que Ranieri aplaudió euforicamente.

Renovo practicamente el plantel, sanó las deudas del club y reformo las instalaciones tanto de entrenamiento como formativas del club gastando, entre pitos y flautas, mil millones de libras. Por eso los ingleses, cun su humor tan particular, recuerdan que aquel gol de Gronkjaer vale mil millones de libras…

Miniepilogo : Ranieri se mantuvo al frente del club, pero ni Abramovich ni la prensa ni los resultados justificaron la euforia que sintió cuando el ruso le “regaló” un plantel mas que competitivo (Crespo, la brujita Veron, Adrian Mutu, el incansable Geremi, Damien Duff y el todoterreno Makelele). De hecho, el arrogante italiano llego a rezar en sus ultimas conferencias de prensa “hello my sharks, welcome to my funeral” (hola mis tiburones, bienvenidos a mi funeral) y al cabo de un año le pegaron un boleo en el culo para traer a este personaje in crescendo que era José Mourinho, The Special One.